martes, 3 de abril de 2018

Announcement

Al principios del verano del 2014, poco después de acabar de publicar mi blog ‘The Beatles Integral’, en el que analizaba canción a canción la carrera de los de Liverpool, una tarde, mientras paseaba por el campo y justo cuando sonó en el ipod ‘She bought a hat like Princess Marina’, tuve la idea de hacer lo mismo con los Kinks.




En este caso el propósito era mucho más amplio y apetecible, ya que desde el meritorio, pero escueto y otras cuantas cosas, libro de Mikel Barsa, existía en el mercado español un vacío bibliográfico notable en cuanto al grupo de los hermanos Davies.




Me puse a trabajar en firme.

Luego, un poco más tarde y por razones que quizás contaré, abandoné en alguna medida el proyecto. Y después sucedió lo que siempre sucede en estos casos: en cuestión de meses aparecieron dos referencias que llenaban con creces ese vacío al que me refería.Cabecera

La primera fue el volumen titulado ‘The Kinks: riffs, kontroversia y té cada tarde’, de Josep Calle. Un libro valiosísimo, en el cual, de una manera sintética pero muy completa y consistente, se cuenta la historia del grupo.




La segunda fue ‘Atardecer en Waterloo’, una especie de Biblia exhaustiva escrita con pasión y conocimiento enciclopédico por Manuel Recio e Iñaki García. Una obra que si peca de algo es de exceso y que es lo más amplio y completo que se haya escrito acerca de los Kinks en cualquier idioma. Puedo garantizarlo, después de haberme leído prácticamente todo lo que existe en cualquier mercado del mundo.




Pues bien. A pesar de alguna sensación inicial de ‘…vaya… he llegado cinco minutos tarde…’ o cosa parecida, lo cierto es que los dos libros indicados no sólo no le restan virtualidad a mi proyecto, sino que le prestan una rampa de salida formidable. Ahora ya no tendré que contar qué es eso de Muswell Hill, cuántas hermanas tenían Ray y Dave Davies, cuál de ellas murió en un baile, qué película acababan de ver cuando compusieron ‘You really got me’,  por qué Ray anunció la disolución del grupo en 1973 y tantas otras cosas. O mejor: lo contaré sólo en la medida en que sea necesario o conveniente para lo que quiero expresar. Pero contado ya está en los dos libros indicados. Y de manera magnífica.Comparecencias

El hecho, y eso es lo que quería anunciar por el momento en este blog, todavía deshabitado, es que muy pronto comenzaré a desgranar una a una las canciones de los Kinks.


Os espero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Addendum al Announcement

No; no es un juego de palabras. Se trata de que después de mi anterior entrada de ‘anuncio’, donde refería y alababa como merecen (bue...